lunes, 16 de mayo de 2016

¿Quién ganó más en los clásicos?


Si bien Barcelona y Emelec se repartieron 3 puntos cada uno, los azules siguen siendo punteros con 29 unidades y Barcelona escolta con 26, pero ¿Quién ganó más?
      No aprovechó
1.      1. Emelec tuvo una oportunidad brillante para alejarse en la tabla de posiciones con 6 unidades de su inmediato seguidor, con un partido pendiente en relación a los toreros… y no aprovechó.
Barcelona a lo Rocky
2.     2. Barcelona luego de empatar con el Cuenca, perder con Liga en Quito y caer en el modelo frente a los eléctricos tenía un panorama en contra que incluso afectó en la taquilla del Monumental este domingo. Sin embargo cuando a Barcelona lo subestiman y lo dan por muerto puede pasar lo del padre y el muchacho malcriado, el hijo puede andar muy crecido, pero padre es padre y siempre se hará respetar. El ídolo hizo la de Rocky, cuando parecía que estaba listo para no levantarse de la lona luego del conteo de 10, se incorpora de saca una ‘manito’ directo a la quijada rival.
Lo anímico
3.      3. Los azules tienen la pelota en su cancha todavía, pues solo dependen de ellos. Ahora viene lo anímico. ¿Afectará esto a Emelec? ¿Levantará el ánimo de Barcelona? Todo es subjetivo, no obstante los que juegan al fin y al cabo son seres humanos, y un resbalón azul puede significar empatar en la tabla y que la etapa se ponga al rojo vivo.
Gol diferencia
4.      4. El Gol diferencia. Con la goleada monumental 5 a 0 Barcelona tiene más 16 de goles a favor, mientras el bombillo cuenta con 9. En el caso de haber un empate en puntos, el gol diferencia también gana etapas.

5.      5. En conclusión, el 5 a 0 es espina, paliza, sabliza, sometida, “patada en el rabo” decía en el abuelo. Es una advertencia que manifiesta: Cuidado muchachito, tu padre está al acecho y no nos vamos a rendir. Emelec dejó vivo a Barcelona y no solo en esta etapa, que siguen liderando los azules. Los canarios demostraron de lo que son capaces cuando se proponen a jugar. Queda el fantasma del 5 a 0 en el ambiente, aires de 2012, aunque estemos 2016, lo cierto es que este Barcelona al que muchos le perdieron la fe SIGUE VIVO, cuidado.

Cheo Gómez

Notas publicadas